MI ESCUELA ESPECIAL DIVERTIDA

GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.
Mil Gracias de todo corazón , está elaborado con gran cariño y humildad para ti y para todas aquellas personas que dedican gran parte de su vida y de su tiempo a "Enseñar Por y Para la Vida".
A partir de hoy, compartiré mis conocimientos y experiencias como Docente, ofreciéndoles materiales educativos como: Proyectos de Aprendizajes, Estrategias, Dinámicas, Instrumentos de Evaluación, Imágenes, Competencias e Indicadores de Grado, así como Propuestas de Actividades y mucho más.! Atiendo a niñas y niños con diversidad funcional de interferencias para el aprendizaje desarrollador, de manera individualizada, refiero a psicólogos, logopedas, neurólogo,Esta es la oportunidad para que tu hijo avance en los estudios sin exclusión, rompiendo barreras sólo para Acarigua - Araure. Turno de la mañana.GRACIAS.
PROF. MIGUEL HERNANDEZ.

TELF: 0412-5155900

MI TWITTER @diversidadfun
mi email miguelito8089658@hotmail.es
<


ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos

miércoles, 30 de noviembre de 2011

PERFIL DEL EDUCADOR ESPECIAL


                                           
















REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA

ACARIGUA ESTADO PORTUGUESA


CARRERA: Educación Especial SECCIONES: EI-603


ASIGNATURA: DIFICULTADES DEL APRENDIZAJE LIC. MIGUEL HERNÁNDEZ





Rol del Docente de Educación Especial

Estudia minuciosamente, realiza una lectura analítica del material, organiza la información siguiendo una estructura lógica para lo cual se sugiere hagas uso de las técnicas del subrayado, el resumen, cuadros sinópticos o mapas conceptuales.

El rol o papel del docente especialista, ha ido variando conjuntamente ha ido evolucionando la Educación Especial, así en un primer momento, el perfil de este profesional atiende a una orientación asistencial, luego pasa por un enfoque terapéutico, rehabilitador y de manera paulatina se incorpora a un enfoque pedagógico. La Educación Especial, constituye una modalidad del sistema educativo venezolano. Desde la perspectiva pedagógica el objetivo de esta modalidad es la atención integral, sistemática, continua y permanente de los individuos con necesidades educativas especiales; propiciando dentro de un clima estimulante su formación para desempeñarse como ciudadanos responsables, solidarios y aptos para vivir en democracia, como es evidente responde la educación especial a la finalidad de la educación general y a su concepto de formación integral.


En Venezuela, la formación del docente especialista por iniciativa del sector privado y con apoyo del sector oficial, tiene como punto de partida la década de los 50. En un principio se trata de cursos de un año de duración y otorga el título de maestros especialistas, ya en los años 60 se contrata personal extranjero especializado que apoya la creación de servicios, así como la planificación y desarrollo del recurso docente. A mediados de los 70, se articulan las acciones para la formación del recurso docente especializado, para garantizar la atención educativa a los educandos con necesidades especiales y se capacita a los maestros normalistas en el manejo de técnicas para abordar la atención de los educandos de la modalidad dentro de un enfoque asistencial rehabilitatorio, ya hacia el final de esta década, surgen los programas de formación a nivel de Educación Superior.


Con la reorientación pedagógica de la educación especial, conforme a la Conceptualización y política de la Dirección de Educación Especial para el año 1997, los roles del perfil deben centrarse en los grandes procesos implícitos en la educación como proceso integral de formación y las funciones relacionadas con los procesos pedagógicos respectivos. Es determinante el rol que se le asigna al docente de educación especial en el hecho educativo, y cada vez más esta participación se complica y amplía.


Evidencia de ello es la responsabilidad que se le otorga a estos profesionales al tener que desempeñarse en distintos ámbitos. La acción del docente especialista se ubica en el ámbito del aula regular, en un trabajo coordinado y cooperativo con el docente del aula, donde fundamentalmente propicia la acción pedagógica integral e integradora. En el ámbito del aula especial coordina y programa la atención educativa integral de los niños con necesidades educativas especiales que no logran beneficiarse por completo de las estrategias planteadas dentro del aula regular. En el ámbito comunitario promueve la participación activa de los distintos actores involucrados en el hecho educativo de manera directa o no. De acuerdo a lo establecido en la conceptualización y política de educación especial se exige que el docente se desempeñe como:


· Administrador- Gerente del hecho pedagógico, evaluador del proceso de enseñanza-aprendizaje de los educandos; facilitador del proceso de aprendizaje,


· En el rol de orientador, corresponde al docente orientar a la familia, padres y representantes ante las necesidades educativas (nee) especiales, orientar a los alumnos en su proceso de construcción y reconstrucción permanente, potenciar al máximo el desarrollo de sus educandos, propiciar el cambio actitudinal de las comunidades y familias en cuanto a las expectativas de desarrollo e integración social de los alumnos con nee.


- Como Promotor social e integrador, el docente especialista, coordina y coopera con el docente de aula regular, donde fundamentalmente propicia la acción pedagógica integral e integradora.


- Coordina y programa, en el ámbito del aula especial la atención educativa integral de los niños que no logran beneficiarse por completo de las estrategias planteadas dentro del aula regular, promueve en el ámbito comunitario la participación activa de los distintos actores involucrados en el hecho educativo.


- Promueve la participación civil de sus alumnos, frente a los problemas sociales que determinan su calidad de vida y limitan las posibilidades de desarrollo de sus comunidades, organiza experiencias de aprendizaje extraescolares, con el objeto de prolongar el proceso educativo más allá de los muros de la escuela y propulsa la necesidad de inculcar los más altos valores de respeto, moralidad, convivencia y solidaridad.


Desde la perspectiva de la educación como hecho social inacabado, el docente especialista desempeña un rol esencial que es el de investigador, lo cual implica: Ser un docente Observador, Reflexivo, Integrador, Actualizado e Innovador, Solidario y Respetuoso. Atento a las posibilidades que brindan los diferentes ámbitos de aprendizaje, con capacidad y habilidad para integrar los diversos insumos que le proveen la observación y el análisis, con el conocimiento que posee de sus alumnos y del acto educativo en general, así como de la realidad específica en la que se desenvuelve, que comprende que tanto el acto como la realidad educativa son procesos inacabados y por ende que el conocimiento que él posee de este contexto, debe estar en permanente revisión con el objeto de configurar alternativas de revisión, acción y participación creativas y novedosas en consonancia con los tiempos que corren.


Con disposición a colaborar con el resto de los actores participantes en el acto educativo; con los cuales aprende además de compartir sus intereses, experiencias y expectativas.


Se observa que en la actualidad las funciones del docente han trascendido con mayor fuerza los límites del ámbito pedagógico, se les plantea la necesidad de desenvolverse con eficiencia en contextos como el psicológico, el afectivo, el social, y en una variedad de campos relacionados con el desarrollo y desempeño del alumno; ello exige del maestro, además de formación inicial en el campo de la especialidad –educación básica, especial, ciencias naturales, sociales entre otras- un conocimiento lo más actualizado posible y formación continua, para lograr mantenerse al día con las exigencias que le plantean las transformaciones de los estos tiempos que corren.


Desde la perspectiva crítica, enfoque que destaca en los modelos de formación docente que en las últimas dos décadas han orientado esta tarea; al docente se le concibe como uno de los factores esenciales para lograr una sociedad más justa. La responsabilidad que se le asigna y reconoce al maestro en el hecho educativo es trascendente y más aún en los resultados que en la sociedad toda consiga la educación.


Rol del docente especialista en el equipo interdisciplinario Como hemos visto a lo largo del estudio de este curso, son muchas las variables que intervienen en la problemática de las necesidades educativas especiales, por ello es necesario atacar el problema desde diferentes disciplinas pero de manera conjunta, de allí que lo ideal sea la conformación de equipos interdisciplinarios. Estos profesionales trabajan en interrelaciones, es decir, aportando al objetivo común, ayudar al niño con problemas, los conocimientos que puedan ser útiles. El concepto de interdisciplinaridad reemplaza otro más antiguo que se está descartando, el de la multidisciplinaridad, donde cada profesional hacía su parte de trabajo, sin comunicarse con los demás; la interdisciplinaridad intenta superar estas barreras profesionales, que en nada favorecían al sujeto con necesidades especiales Un equipo interdisciplinario ideal debería incluir al menos uno de cada uno de los profesionales que se mencionan a continuación: docente regular, docente especialista, psicólogo, neurólogo o médico psiquiatra, terapista de lenguaje y trabajador social. La interdisciplinariedad hoy en día está trascendiendo al concepto de transdiciplinariedad, ésta comprende un esfuerzo conjunto para satisfacer las necesidades del aprendiz, a través del intercambio de papeles, en el que dos o tres miembros del equipo comparten información general sobre su conocimiento y experiencias personales, sus obligaciones y responsabilidades.


Cada miembro del equipo enseña a los otros a tomar decisiones específicas de enseñanza dentro de su área de conocimiento. De la misma manera cada especialista entrena a los otros miembros del equipo para realizar habilidades específicas dentro de su área. Quien verdaderamente lleva todo a la práctica es el maestro, mientras que el resto de los miembros del equipo le corresponde proporcionar el entrenamiento, el desarrollo de habilidades, la educación y el apoyo.


No siempre es posible conseguir un equipo integrado de esta manera, en la mayoría de las escuelas, el docente especialista se encuentra sólo, pero ello no quiere decir que no deba interactuar con profesionales de otras disciplinas para poder ofrecer una atención efectiva al educando con necesidades educativas especiales. Por ello es tan importante que el docente especialista tenga una sólida formación que le permita, no sólo interactuar con estos profesionales, sino comprender los diagnósticos que le presentan y tomar de ellos lo que favorece para la intervención pedagógica del sujeto.


El rol del docente especialista en los equipos interdisciplinarios es y será siempre fundamentalmente docente y su objetivo principal, corresponde a la atención educativa integral especializada de acuerdo con la necesidad educativa presente, puede actuar como agente coordinador de los esfuerzos de los profesionales que hayan contribuido en la atención del sujeto y ofrece orientación a los docentes regulares y a la familia.

Deontología del Docente


La deontología es un saber aplicado a un campo específico de la actividad humana. El término Deontología, proviene de DEON, que significa,”lo que conviene, lo que corresponde hacer dentro de un contexto determinado” y LOGOS que significa “tratado o estudio”. Se presenta como un saber aparte, pero no lo es ya que se trata de la misma ética pero aplicada en el terreno específico y puntual y /o profesional.


La identidad laboral se construye como se construye la identidad personal. De hecho no existe un docente ideal, aunque si un ideal docente que prefigura el ejercicio de nuestro rol. Ese ideal construido tiene una matriz ética singular, ya que ser docente implica una función formativa básica, de incidencia significativa sobre el otro. El proceso educativo, es un proceso orientado, que pone en evidencia una serie de valores, de aquella persona que lo dirige (el maestro). Al enseñar, no sólo se transmite información, sino que se enseña atendiendo a una lógica particular según la cual algunas cosas son válidas, importantes y se constituyen al final como valores de allí la importancia de entender que como docentes constantemente irradiamos valores y que esto no sucede de manera fortuita, sino orientada y dentro de un marco institucional (la escuela) lo que ubica al docente como un modelo de actuación con lo cual su compromiso social es mucho mayor.


Un ideal docente o el docente ideal, debe desarrollar su profesión apegado a un actuar deontológico y reconocer en sí mismo un conjunto de valores que le permitan actuar en consecuencia con el rol que desempeña, entre los que podemos reconocer:


Valores vitales: relacionados con todo aquello que contribuya a mantener una vida saludable física y mentalmente. Un docente debe valorar el cuidado de su aspecto personal, la importancia del ejercicio físico y la buena alimentación así como el no uso de sustancias nocivas.


Valores hedónicos: el docente debe ser una persona optimista, con buen humor y una actitud positiva ante la vida y las dificultades.


Valores del conocimiento: un docente debe ante todo valorar el conocimiento, debe actualizarse constantemente y estar abierto al aprendizaje en búsqueda permanente de la verdad. Es imposible enseñar si dejamos de aprender y para aprender necesitamos inexorablemente de la revisión crítica de nuestra praxis. Debe procurarse una formación en una determinada rama del saber, debidamente comprobada y acreditada a través de un título y de una matrícula profesional y alentar esto en sus estudiantes.


Valores morales y jurídicos: un docente debe ser capaz de reconocer sus limitaciones en materia de conocimiento, debe poseer honestidad intelectual y laboral, involucra el reconocimiento de los propios límites; darse cuenta, autoevaluarse, sincerarse asumiendo lo que puedo y sé hacer bien y descartar lo que no, debe ser humilde y modesto.


Debe valorar el respeto y la justicia, Respeto por el otro: saber ver implica respetar. Respeto por el otro semejante o distinto, respeto por sus condiciones y por sus debilidades, respeto por sus avances y por sus retrocesos, respeto porque uno siempre es lo que quiere sino lo que puede. Este respeto incluye también a la tarea que realizamos, a los otros docentes, a la institución y al contexto, debe ser discreto en el manejo de la información relacionada con los estudiantes o la institución a la cual pertenece y ante todo debe ser una persona respetuosa y cumplidora de la ley.


Valores estéticos: se relacionan con la contemplación y el disfrute y búsqueda de la belleza, el aprecio por las diferentes expresiones artísticas. Un docente debe cultivar los valores estéticos en el desarrollo de su propia creatividad y la de sus estudiantes.


Valores económicos: el docente debe valorar el uso y utilidad de los bienes propios y de aquellos que tiene bajo su responsabilidad y transmitir esto al estudiantado.


Valores eróticos: se relacionan con manifestaciones de ternura, cariño, afecto, goce y con el disfrute de una vida sexual plena y saludable.


Valores religiosos: es importante el cultivo de valores espirituales, fe y esperanza amor a sí mismo, al otro y a Dios.


La ley del Ejercicio de la profesión Docente vigente en Venezuela, establece que para el ejercicio de la profesión, el docente deberá ser una persona de reconocida moralidad e idoneidad, lo primero ya fue tratado y en relación con el segundo aspecto este se refiere a la aptitud para el ejercicio de la profesión o actividad, si bien el título certifica el manejo de un saber específico, la aptitud tiene que ver con la praxis más que con la ciencia o el conocimiento.


Otros rasgos fundamentales que debe poseer el docente tienen que ver entre otros con los siguientes:


Vocación: en tanto pasión o inclinación del espíritu hacía determinado quehacer o actividad”uno hace lo que es y es lo que hace”.


Laboriosidad: autentica dedicación a la profesión, a sus demandas y desafíos.


Coherencia: entre el decir y el hacer, recordando que uno es más lo que hace que lo que dice.


Compromiso: con lo que se hace y cómo se hace pero fundamentalmente con el alumno en sí mismo Sin compromiso la docencia como actividad se desdibuja y se equipara a cualquier otra actividad, es más, sin compromiso la docencia es impracticable.


El amor pedagógico: tiene que ver con el amor hacia la educación, hacia el acto de enseñar y el amor por nuestros alumnos.


Responsabilidad: poder responder por lo que hacemos y por lo que no hacemos. Es hacerse cargo de lo que se hace y cómo se hace, de lo que se dice y también de lo que se omite.


Sentido común: tiene que ver con nuestra capacidad de discernimiento más que con los conocimientos teóricos. Se relaciona con la prudencia, la intuición, la captación del sentido y con la lectura del contexto.


Actitud crítica permanente: su ejercicio facilitará nuestro crecimiento profesional en la medida que desde la autocrítica podamos darnos cuenta de nuestros errores y re-elaborarlos, para luego tratar de hacer una puesta diferente.

ATENTAMENTE LIC. MIGUEL HERNANDEZ
CELULAR: 0412-515-59-00
VENEZUELA



PROYECTO DE ODONTOLOGIA UEN "CIUDAD DE ACARIGUA" AUTOR DEL PROYECTO: PROF. MIGUEL HERNANDEZ

CLASE Nº 2 VER VÍDEO DEL CAPITALISMO

Loading...

MISION SUCRE

educación para la inclusión

Loading...

RICHARD CLEIDERMAN

flauta hermosa

PSICOPEDAGOGIA

profundizacion de la educacion

http://www.scribd.com/doc/98679796/Cuadro-Ejes-Referentes-Gir-16-06-12

PLANIFICACIÓN EN EL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO

psico diagnosis consulta la psicologo

PSICODIAGNOSIS:Psicología infantil y Juvenil

guia parea padres con niños con dificultades de aprendizaje

LUISANA HIJA LINDA

LUISANA HIJA LINDA

SITIO DE PSICOPEDAGOGO A SU ORDEN

https://www.facebook.com/pages/Psicopedagogo-a-su-orden/260935467320195?ref=stream

la diversidad funcional