MI ESCUELA ESPECIAL DIVERTIDA

GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.
Mil Gracias de todo corazón , está elaborado con gran cariño y humildad para ti y para todas aquellas personas que dedican gran parte de su vida y de su tiempo a "Enseñar Por y Para la Vida".
A partir de hoy, compartiré mis conocimientos y experiencias como Docente, ofreciéndoles materiales educativos como: Proyectos de Aprendizajes, Estrategias, Dinámicas, Instrumentos de Evaluación, Imágenes, Competencias e Indicadores de Grado, así como Propuestas de Actividades y mucho más.! Atiendo a niñas y niños con diversidad funcional de interferencias para el aprendizaje desarrollador, de manera individualizada, refiero a psicólogos, logopedas, neurólogo,Esta es la oportunidad para que tu hijo avance en los estudios sin exclusión, rompiendo barreras sólo para Acarigua - Araure. Turno de la mañana.GRACIAS.
PROF. MIGUEL HERNANDEZ.

TELF: 0412-5155900

MI TWITTER @diversidadfun
mi email miguelito8089658@hotmail.es
<


ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos

domingo, 20 de mayo de 2012

CONSOLIDACIÓN DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA EN VENEZUELA

Objetivos Estratégicos y Políticas

Objetivos Estratégicos

Afianzar la consolidación del Subsistema de Educación Básica mediante una base curricular coherente con los preceptos constitucionales y el proyecto político, económico y social del país
Modernizar, mejorar y dotar las instituciones educativas, como espacios idóneos para la enseñanza y la práctica democrática, participativa y protagónica
Consolidar los sistemas nacionales de supervisión y de formación del personal docente, para garantizar la ejecución de políticas que conlleven al fortalecimiento del proceso educación bolivariano
Desarrollar, dotar e implementar herramientas vinculadas a los procesos de aprendizaje que sirven de apoyo a la labor docente en los ambientes educativos
Fortalecer la capacidad de planificación, seguimiento, control y toma de decisiones de la actividad educativa, propiciando una medición en términos reales de cada uno de los proyectos educativos, en sus diferentes niveles y modalidades
Garantizar el mejoramiento de la calidad de vida de la población estudiantil y trabajadora, a partir de la satisfacción de las necesidades básicas, para elevar los aspectos biopsicosociales, económicos, ambientales y culturales del Subsistema de Educación Básica y la comunidad en general.
transformar las estructuras del Ministerio del Poder Popular para la Educación y sus entes adscritos, de acuerdo con los lineamientos del Ejecutivo Nacional, y el rumbo a seguir del proceso político venezolano, consolidando las comunidades educativas y las organizaciones estudiantiles, docentes y de representantes, como máximo expresión del poder popular, con base en el Subsistema de Educación Básica.
Políticas
Educación Integral gratuita y de calidad para todos
Articulación del sistema educativo y del sistema de producción y servicios
Desarrollo de la planta física y la dotación educativa
Incorporación de las tecnologias de la información y la comunicación en el proceso educativo
Mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores
Modernización y fortalecimiento institucional

VENEZUELA
1. Organización del servicio educativo oficial en Venezuela
El crecimiento del sistema formal educativo en Venezuela al igual que el resto de 
los países en América Latina, ciertamente ha tenido un avance significativo desde 
la década del cincuenta; registrándose una amplia cobertura  con la instauración 
del sistema democrático en el país, a raíz del derrocamiento de la dictadura 
Perezjimenista en 1958. En efecto, para ese año, en Venezuela el número de 
estudiantes en todo el sistema educativo se encontraba por el orden de los 
817.000 estudiantes, y ya para 2003, alcanzaba la suma de 8 millones 700 mil. 
En 1961, cerca del 35,5 de la población mayor de 10 años era analfabeta, 
actualmente ese porcentaje se ubica por debajo del 4%, cubriendo los 
requerimientos de la UNESCO para declarar a Venezuela como país libre de 
analfabetismo.
Este avance tiene sus fundamentos legales en la anterior Constitución de 1961, la 
cual en su artículo 79 concebía a la educación como un servicio público que podía 
prestarse mediante planteles oficiales y privados. Igualmente, la Ley Orgánica de 
Educación de 1983, define en su artículo 4 a la educación como un servicio 
público para el mejoramiento de la comunidad y como factor primordial del 
desarrollo nacional.
Atendiendo a este precepto constitucional, se dirigieron grandes esfuerzos durante 
el período 1968-1969 para el ingreso al sistema educativo de gran parte de la 
población en edad  escolar  comprendida entre los 7 y 14 años,  lo que se tradujo 
en un crecimiento cuantitativo, en un tiempo récord con excepción de la educación 
preescolar. A pesar de los esfuerzos realizados por parte de los diversos 
gobiernos del periodo democrático,  el problema educacional de los venezolanos 
no llegó a resolverse debido entre otras razones, a la persistencia  de las 
contradicciones económicas producto de la injusta distribución de la riqueza 
nacional y al aumento poblacional. Ambos factores actuaron como limitantes del 116
sistema educativo  para incorporar un mayor contingente de alumnos  a todos los 
niveles.
1.1. La reforma educativa en la década de los 70s
Los años 70, corresponden a una década marcada por una creciente 
democratización en la estructura escolar a partir de las reformas iniciales de 1969, 
dirigidas a satisfacer la expansión de la matricula y la diversificación de los niveles 
medios y superior para formar el recurso humano que se requería como parte 
integral del desarrollo económico de ese entonces. Las medidas de reformas 
introducidas en Venezuela a partir de 1969, culminan con las reformas educativas 
plasmadas en la Ley Orgánica de Educación en 1980, y con el Proyecto de 
Educación Básica, el cual contemplaba en forma significativa la formación para el 
trabajo, orientada a la capacitación del estudiante en un tiempo de nueve (9) años.
Entre el período de 1970-1974 se expande la matricula en un 8,3%, pero 
comienza a evidenciarse un ligero aumento en el déficit de la matricula  total 
(2,6%), las tendencias relativas a la matricula en el primer grado ya comenzaban a 
mostrar signos de una marginación educativa al registrarse un 24% de la 
población entre los 7 y 13 años de edad, sin la debida atención por parte del 
sistema regular de educación primaria (Chossudovsky, 1976). Ya hablar de 
igualdad de oportunidades idénticas es un sofisma, imponiéndose más bien  la 
desigualdad en términos de una importante proporción de niños y jóvenes sin 
siquiera tener oportunidad de iniciar sus estudios sistemáticos, los grupos 
vulnerables como el campesinado, los indígenas, el marginado urbano, la mujer de 
clase baja, comienzan a sentir el peso de la exclusión.
Ya en ese entonces, la realidad concreta se aleja de manera significativa del 
llamado ―principio de la democratización de la educación‖, transformándose la 
escuela venezolana en 
―un instrumento importante de la estratificación cultural y en 
consecuencia de la redistribución del saber y el poder, los rendimientos 117
escolares se tornan cada vez más diferentes, la escala de las 
desigualdades escolares se expresa ya no sólo en la exclusión y la 
eliminación temprana, sino también en la posibilidad de carreras 
escolares muy diferentes‖ (Bronfenmajer y Casanova, 1986:63).
Si bien, el período 1974-79, anuncia una verdadera revolución educativa centrada 
en la educación como instrumento fundamental para el desarrollo, los resultados 
respecto al ingreso y permanencia de la población escolar siguen distanciándose 
de este objetivo. Así, se observa que de la población total entre los 7 y 14 años de 
edad que  ingresa a la escuela primaria sólo lo logra el 85%; si de ese porcentaje  
ingresa el 50%, a la educación media, ya un 35%  ha sido eliminado del sistema 
escolar durante su recorrido del primero al sexto grado de primaria. La cifra de 
repitencia del año 1981-1982, llama fuertemente la atención, con un promedio
anual de 9,9% correspondiéndole al primer grado  la cifra más alta del 14,3%
(Bronfenmayer y Casanova). Estas cifras revelan las grandes contradicciones 
suscitadas en el sistema escolar venezolano cuando por una parte se habla de la 
teoría de la democratización de la educación y la realidad   evidencia signos de 
marginación educativa.
1.2. Los años 80 y 90: la década perdida 
Para la década de los 80, si bien continuaron las reformas educativas, como fue la 
publicación del Reglamento General de la Ley Orgánica de Educación (Decreto 
975 del 22-01-1986), la educación venezolana sigue presentando graves 
problemas en todos los niveles y modalidades, pudiendo predecirse con facilidad 
un desbalance en las oportunidades futuras, acrecentando el proceso de 
privatización de la educación venezolana.
En el caso de la educación pre-escolar, se observa un decrecimiento en la 
matrícula entre 1982-1992, este nivel presentó un aumento sólo en un 30%. Para 
el nivel básico, debido a su obligatoriedad hasta el noveno grado, las cifras de la 
matrícula correspondiente a esta etapa en este intervalo de tiempo muestran un 
incremento. No obstante, para 1992, todavía un 47% de jóvenes y adultos no 118
logran alcanzar la culminación de las dos primeras etapas de la educación básica, 
engrosando el subempleo y el desempleo abierto; y en la población rural, esta 
proporción aumenta en un 78%.  Así, para el segundo semestre de 1986, la tasa 
de desempleo era del 10,39%, de personas ocupadas, 89%  se ubicaban en el 
sector terciario de la economía. Por otro lado, las personas con nivel educativo de 
primaria era de 52,2% y con estudios secundarios el 39,50% (véase Banco Central 
de Venezuela, Anuario de Estadística, 1986).
Igualmente en el nivel medio diversificado y profesional se observa una 
disminución en la expansión de la matrícula acompañada de un bajo acceso 
(35%), determinada probablemente por las condiciones socio económicas del 
alumnado que lo llevan a ingresar tempranamente al mercado del trabajo, y por 
otra parte, debido quizás a la falta de incentivo del mismo sistema educativo para 
retener a esta población, aunado a  la  falta de coordinación entre el nivel básico y 
el medio diversificado y profesional.
Pese a los esfuerzos de reformas educativas del estado venezolano, los años 80, 
marcan una diferenciación significativa entre los jóvenes que aspiran ingresar al 
sistema educativo, derivado de su nivel social. De esta forma, se van conformando 
los circuitos de excelencia definidos por Bronfenmajer y Casanova, como las 
diversas calidades de rendimiento escolar expresado en calificaciones numéricas 
y los circuitos de escolarización. Ambos determinados por las condiciones y 
mecanismos de desigualdad escolar  en función de dos procesos 
interdependientes como son: la jerarquización académica de las prácticas 
pedagógicas y la estratificación social de las clientelas
17
.
La situación descrita, se refiere básicamente a las áreas suburbanas, ya que para 
el sector rural y de fronteras, las cifras estadísticas no reportan soportes 
significativos, debido quizás a la difícil situación geográfica de estas áreas, y a la 
                                                
17
Para mayor profundización sobre estos conceptos, consúltese La diferencia escolar en 
Bronfenmajer y Casanova, 1986.119
dispersión de los centros educativos resultando una limitante para calificar a la 
población estudiantil. El hecho de no contar con registros estadísticos que 
permitan verificar la situación de estas poblaciones, conduce a una situación 
discriminatoria de selección social y al mismo tiempo, pone de manifiesto la 
inequidad del proceso educativo, con el beneficio solo de  aquellos estudiantes 
con mayores oportunidades por ubicación geográfica y clase social, alejándose la 
escuela de su doble y poderosa tarea educativa: la escuela para todos, la escuela 
educadora. 
En este particular, puede señalarse que los problemas en el sector educativo  
guardan estrecha relación con las condiciones económicas.  La economía 
venezolana para esta época al igual que la mayoría de los países 
latinoamericanos, evidencia signos de una crisis emergente que tuvo sus 
comienzos en los estados industrializados después de la conmoción de los precios 
del petróleo a mediados de los setenta. Esta crisis se expandió por la mayor parte 
de los países en desarrollo a finales de la década y principios de los ochenta, 
ocasionando déficit en la balanzas de pagos y los presupuestos situación que 
afecta severamente la capacidad de  los gobiernos para financiar los sectores 
sociales incluyendo la educación. En lo que respecta a Venezuela, comienza a 
observarse algunas debilidades en este sector, producto del estancamiento 
económico y la pesada carga de los compromisos financieros, adquiridos con 
organismos internacionales como consecuencia del pago de la deuda externa, 
hecho que indudablemente va a repercutir en todo el espectro de la vida nacional, 
incluido este sector.
Para 1988, la economía venezolana combinaba  limitaciones estructurales del 
aparato productivo doméstico con fuertes desequilibrios acumulados en las 
esferas de los precios, la gestión fiscal, el sector externo y en los mercados reales. 
A la par de estas circunstancias se agudizaba la pérdida de reservas, 
racionamiento de crédito y endeudamiento, público lo cual condujo a la imposición 
de un doble conjunto de medidas correctivas, unas a corto plazo, a fin de resolver 120
la crítica reducción de activos externos y otras dirigidas a superar las dificultades 
permanentes (estructurales) en el funcionamiento de la economía venezolana. 
Estas medidas tocaron a: 1) la esfera monetaria-financiera  con la flexibilización de 
las tasas de interés. 2) el sector externo con la unificación cambiaria, reforma 
arancelaria, nuevo acuerdo de deuda externa. 3) la gestión pública con el ajuste 
de precio y tarifas en los bienes y servicios del sector público, reforma tributaria y 
programas de privatización.
A fin de solventar esta grave situación, para este entonces, se crea el Programa 
de Ajuste Estructural (PAE), el cual apuntaba a modernizar la estructura 
institucional en el ámbito económico y a la corrección de las distorsiones de los 
precios macroeconómicos acompañados de una disciplina fiscal para corregir la 
desaceleración de la inflación. A ello, se sumó la devaluación (aumento en el tipo 
de cambio nacional), destinada a favorecer el ajuste interno y externo. 
La aplicación del Programa no produjo los efectos positivos esperados en términos 
de la reestructuración económica y mejora sustancial de la redistribución del 
ingreso, aumento del salario real y mayor bienestar para la población. Así se 
observa que mientras las instancias gubernamentales esperaban una inflación no 
mayor del 35% y un crecimiento económico levemente expansivo, los resultados 
efectivamente alcanzados en el año del ajuste (1989), fueron del 84% de inflación 
y casi un 12% de contracción del PIB real (Vivancos y España, 1993).
Los efectos negativos del Programa conocido con el nombre despectivo de ―El 
Paquete‖, se dejaron sentir en todos los sectores económicos afectando los 
subsidios y protección de algunos sectores sobre los que se sustentaba la 
actividad productiva y la distribución de la renta, ello trajo consigo la disminución 
de los ingresos reales de los trabajadores y las empresas y en consecuencia hubo 
una contracción de la  economía disminuyendo forzosamente el nivel agregado de 
la actividad económica y por ende la caída de los ingresos, la degradación de las 121
condiciones de trabajo, la quiebra de pequeños establecimientos, entre otros
aspectos negativos.
De tal modo que la resistencia de los sectores políticos y sociales se presentaron 
antes de lo esperado, desatándose los sucesos de violencia del 27 de febrero de 
1989, en respuesta al nivel de conflictividad ocasionado por el Programa de Ajuste 
Estructural  (PAE). Indudablemente que el deterioro social de la vida del 
venezolano comenzó mucho antes de la aplicación del Programa de Ajuste, ya 
para el año 1979 y claramente desde 1981, el desarrollo favorable que presentaba 
Venezuela comienza a sufrir serios reveses.
Así el salario real del venezolano comienza a decaer desde 1981; los índices de 
adecuación calórica y proteica bajan desde 1977-78 y a partir de 1983 se 
incrementan los porcentajes de nacimientos con bajo peso, al igual que  el 
porcentaje de población pobre va en aumento desde 1981 (Ídem).
Claro está que el PAE contribuyó a acentuar las tendencias de deterioro social que  
venía presentando en el país. De esta forma, los salarios se deteriora en 14%, la 
adecuación calórica en 21,3% y el consumo de proteínas en 23%. Por otra parte 
sólo en 1989 el sistema educativo expulsó de la educación  básica el 1,39% de su 
matricula y el 4,08% de la educación preescolar. El porcentaje de población cuyo 
ingreso estaba por debajo de la línea de pobreza  del país, creció en casi 6% entre 
1988 y 1989, muy por encima de la tendencia de crecimiento de la pobreza en 
toda la década de los ochenta que se ubicó en 3% al año (Ídem).
Un estudio realizado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) en 
1994, revela que en América Latina había para esta fecha, 209 millones de 
personas viviendo en condiciones de pobreza y también señala que en el caso de 
Venezuela, la población ubicada bajo la línea de pobreza crítica se había
incrementado en un 37%. Asimismo, un informe del Banco Interamericano de 
Desarrollo (BID), para esta misma fecha, revela la persistencia de  esta crisis y 122
reconoce que Latinoamérica continúa sufriendo de severos problemas sociales 
agravado por los altos niveles de desempleo, el marcado descenso del ingreso 
real y la deficiencia en la prestación de servicios sociales. Es por esta razón que 
en términos sociales  se coincide en llamar a la década de los ochenta como ―la 
década perdida‖. Es el saldo de una década de reformas neoliberales prueba de 
que la reactivación de la inversión y del crecimiento, pueden ir de la mano con un 
deterioro amplio de las condiciones de vida y el empobrecimiento de grandes 
sectores de población con imposición de medidas restrictivas y coercitivas 
resultando el sector educativo uno de los más vulnerables.
Para la década de los 90, se observa un retroceso en el sistema escolar 
venezolano, reflejándose en la caída del 13% de la matrícula de 1er grado, 
además la tasa neta de escolaridad de ese grado (una medida de cobertura por 
edad) retrocedió de 87.2% en 1990 a 80.6% en 1997. Estos problemas de 
cobertura se vieron acompañados por un sistemático descenso en el nivel de 
desarrollo de aprendizaje de los estudiantes. Así lo revela el estudio realizado por 
el laboratorio latinoamericano de evaluación de la calidad de la educación de la 
UNESCO en las asignaturas de lengua y matemáticas, en tercero y cuarto grado 
de educación básica. Para las pruebas realizadas en 1998. Venezuela se ubicó 
entre los últimos cinco países en el ranking (Boletín Social No. 1, Nov-Dic 2003, 
Escuela de Gerencia Social, Ministerio de Planificación y Desarrollo).
Lo ocurrido en Venezuela resulta paradójico,  después de figurar como el país más 
rico de América Latina debido al más alto ingreso per cápita para 1974, producto 
de la renta petrolera que alcanzó la cifra de US$ 1.500 millones, ya  para 1992, el 
país apenas recibía en términos reales por el recurso petrolero lo mismo que 
cuarenta años atrás (US$ 270). Un estudio de la Oficina Central de Estadística 
conjuntamente con la CEPAL (1994), señala que cerca del 40% de la población se 
encontraba en los primeros años de la década de los 90, en condiciones de 
pobreza crítica y cerca del 17% en condiciones de pobreza extrema. Para esta 
época, casi uno de cada dos venezolanos era pobre, y uno de cada cinco vivía en 123
situación de marginalidad extrema. Igualmente, el escenario descrito para los 80´s 
se mantiene en los noventa, aún cuando los indicadores económicos muestran 
algunas tendencias favorables en relación al escenario anterior.
Según un informe de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, más de 
tres millones de trabajadores vivían en la marginalidad como consecuencia de la 
tasa de desempleo abierto ubicado en un 12,8% para el primer trimestre de 1998 y 
de las personas vinculadas con la economía informal de 15% y de 51,1% 
respectivamente.  El mismo informe colocaba a Venezuela con un  1,42 millones 
de desempleados, además de 4,42 millones de personas  desempeñándose en 
actividades de la economía informal, percibiendo ingresos inferiores al salario 
mínimo de 100.000,oo bolívares mensuales, evidencia de cómo Venezuela 
experimentaba  una crisis estructural de desempleo y desocupación con un 
dramático balance de 37,3% con amplia repercusión en el orden social, educativo 
y cultural. (El Nacional, 16 de agosto de 1998).
Otro informe elaborado por Datanálisis, consideraba que la población 
económicamente activa está conformada por 10 millones de habitantes, un millón 
cuatrocientos mil se encontraba en situación de desempleo abierto (grupo de 
personas que tiene más de seis meses buscando empleo y no consiguen), es 
decir, 14,1 % de la población económicamente activa. Para diciembre de 1998, el 
sector informal de la economía, empleó 52,5% de la fuerza de trabajo lo que 
corresponde a 4.472.000 personas. (El Nacional, 21 -02-1999).
Investigaciones realizadas con el método Giaffas - Méndez Castellano, muestran 
que, con respecto a la composición de la población en el país para ese momento,  
apenas el 11% de los 25 millones de los habitantes venezolanos pertenecían a la 
clase media (Estrato III); 39% se ubicaban entre quiénes padecían pobreza 
―relativa‖ (Estrato IV); y 42% de la población estaba en pobreza extrema (Estrato 
V). La diferencia entre estas dos últimas categorías es que mientras quiénes están 
en la primera pueden defenderse con los menguados ingresos que perciben y ―no 124
son una carga social‖, los que están en la segunda necesitan ayuda para subsistir. 
Se trataba, nada menos que de 9,7 millones de personas (El Nacional, 15  –08-
1999). Para este mismo año, el  porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB)
destinado a la educación era del 2.8% y la tasa de escolaridad promedio era de 
55%.
En el escenario descrito hablar de igualdad resulta falso, el principio de igualdad 
legal de las personas ha variado de significado, en consecuencia, resulta difícil 
exigirle a una población empobrecida de larga data ―lealtades primordiales‖ como 
lo expresa Clifford Geentz. Este autor señala que las enormes distancias entre los 
más ricos y los más pobres conspiran contra la solidaridad, el sentimiento de 
común pertenencia  al territorio, el sentido propio de pertenencia, afectividad, 
socialización, y lenguaje. Es decir,  las significaciones sociales pierden sentido en 
un mundo escindido, por divisiones cada vez más marcadas producto de los 
efectos de procesos con profunda fragmentación y heterogeneidad social y 
económica.
Sabido que la empatía, el sentimiento de pertenencia ―nacionalista‖ se desarrolla a 
través de procesos sociales en instituciones públicas, particularmente la escuela, 
resulta muy difícil para la gente expulsada o marginada de la educación formal, del 
acceso a los recursos sociales básicos: como la atención a la salud, a una 
vivienda decente, incluso a una habitación decente a causa del desempleo y el 
empobrecimiento sentirse miembro del mismo conjunto social de aquellos que 
todo lo tienen. Esta realidad es experimentada por una gran parte de las 
poblaciones fronterizas en diferentes contextos y épocas.
Como lo señala el reconocido filósofo Edgar Morin, la comunidad de una nación 
viene dada por ese pasado cargado de una cultura común, una misma lengua, una 
memoria común. Dice Morin, que ésta se nutre de un largo y rico pasado de 
experiencias, pruebas, sufrimientos, alegrías, victorias. Gloria que se integra en 
cada generación, en cada individuo, en lo más profundo de su fuero íntimo a 125
través de la familia y la escuela. De acuerdo al análisis realizado de la situación 
educativa de Venezuela, para este entonces, se estaba muy lejos  de alcanzar 
esta ―unidad nacional‖ a través de la escuela, ya que la misma no había podido 
lograr que todos sus ciudadanos participaran de un código natural común, donde 
el requisito indispensable  viene a ser el conocimiento dialógico, la actitud creativa 
y tolerante y el pensamiento reflexivo, menos aún la igualdad en las condiciones 
educativas. De hecho la educación modifica las actitudes individuales, puede por 
tanto fomentar o poner en peligro la unidad nacional.
1.3. Un cambio educativo: 1999
A raíz de la llegada al poder del presidente Hugo Chávez Frías en 1998, se inicia 
un cambio en cuanto a la visión de país, tomando como referente el llamado a la 
constituyente y la promulgación de la nueva constitución, aprobada por el pueblo 
en referéndum el 19 de diciembre de 1999. Se establece el nombre de República 
Bolivariana de Venezuela (RBV), y a partir de esta fecha se inicia un proceso 
catalogado por el gobierno como la ―refundación de la República‖ (Ministerio de 
Educación y Deportes, 2004:9).
En cuanto al sistema educativo venezolano, la política educativa se orienta hacia 
una nueva escuela donde la educación funciona como medio crítico de reflexión 
para enfrentar los saberes, las prácticas y la sociedad. La educación así 
concebida persigue dos propósitos: el primero saber vivir con uno mismo 
asumiendo nuestras capacidades y limitaciones, vale decir, con auto control, y 
segundo saber vivir con los demás en un marco de dignidad, justicia y solidaridad. 
En este sentido, se concibe la educación bolivariana con carácter integral y de 
calidad para todos y todas en un continuo de desarrollo del ser social, para la 
formación de ciudadanos y ciudadanas del país (Ídem).
La educación pasa a ocupar un lugar privilegiado en el proceso de reforma del 
país, pensada como categoría cultural para la democracia, y la construcción de 126
una economía y una sociedad al servicio de lo humano. El proyecto educativo se 
desarrolla en consonancia con los recursos morales necesarios para la realización 
humana del yo, tanto en lo individual como en lo colectivo. Es la idea de una 
educación pensada para la cooperación y el entendimiento a través del progreso 
científico y tecnológico y en consonancia con los valores espirituales y morales.
Se parte de la concepción del Estado Docente, sustentado en la afirmación de que 
todo sistema educativo tiene una base filosófica acerca del ciudadano o ciudadana 
que desea formar y de la sociedad en construcción. Parte del sujeto como ser 
social, capaz de responder y participar activamente en la transformación de la 
sociedad en la que vive y se desarrolla (Ministerio de Educación y Deportes (b), 
2004:7).
Bajo el amparo del mandato constitucional y en el marco de la universalización de 
los derechos, este nuevo modelo educativo persigue el equilibrio social, mediante 
la equidad para tratar de garantiza a quienes no pueden los mismos derechos que 
disfrutan quienes pueden. La educación se asume como un derecho humano y un 
deber social de toda persona, sin ningún tipo de discriminación, obligatoria y 
gratuita, y garantizada por el Estado, incorporando a los sectores más vulnerables 
de la población como demostración de la pertinencia de la equidad en su sentido 
ético-político.
La política educativa se concibe bajo dos grandes mecanismos: los Proyectos 
Bandera y las Misiones, cuyo objetivo fundamental es la sustitución del modelo de 
exclusión de acuerdo a la visión gubernamental y a los lineamientos establecidos 
en el Artículo 3 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 
(CRBV):
El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de    la
persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la 
voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la 
paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía 
del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y 127
consagrados en esta Constitución. La Educación y el trabajo son los 
procesos fundamentales para alcanzar dichos fines.
La educación bolivariana apunta a dar respuesta a los acuerdos internacionales 
que el estado venezolano ha firmado en el marco de las reuniones de consensos 
acordados en la Conferencia de Jomtien (1990) y en el Foro Mundial de Dakar 
(2000), los cuales confluyeron en la Declaración de Educación para Todos (EPT) 
para el año 2015 asegurar que todos los niños (as) hayan completado la 
educación básica, de acuerdo a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, suscrito 
por el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela en el año 2002. Entre 
otros temas de los acuerdos suscritos en el marco de estos encuentros destacan: 
universalidad y equidad de la educación; extender y mejorar la protección y 
educación integrales de la primera infancia a los niños más desfavorecidos y 
vulnerables; expandir en un 50% la alfabetización de adultos; educación gratuita y 
obligatoria de calidad; mejorar la calidad educativa especialmente en lo referente a 
lectoescritura, aritmética y competencias prácticas esenciales, focalizadas  en el 
aprendizaje. 
En el marco de los derechos, el gobierno venezolano asume la educación como 
un derecho humano y un deber social de toda persona, sin ningún tipo de 
discriminación, con carácter de obligatoriedad y de gratuidad que el Estado debe 
garantizar, haciendo énfasis en los sectores más vulnerables de la población, de 
allí la pertinencia de la equidad como principio ético político.
Con la aprobación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se 
crea la base de transformación y la definición de nuevas políticas articuladas con 
el Plan Septuanal 2001-2007 en el que la educación es fundamento para el 
Modelo de Equilibrios ( equilibrio político, equilibrio económico, equilibrio social, 
equilibrio territorial, y equilibrio mundial).
En este contexto social y político, la Educación Bolivariana propuesta avanza en la 
nueva relación Estado-Sociedad, desde la escuela como espacio de concreción de 128
las acciones y como principal forma organizada del poder del Estado, promueve la 
participación para lograr los cambios institucionales y culturales necesarios, para 
consolidar el modelo de desarrollo endógeno y soberano a través del crecimiento 
de la producción social, la corrección de los desequilibrios y la sustentabilidad 
ambiental para alcanzar una calidad de vida digna. También se vincula al trabajo a 
fin de armonizar educación con las actividades productivas propias del desarrollo 
social local, regional y nacional, formando a la juventud en, por y para el trabajo 
creador y productivo que permita satisfacer necesidades básicas, contribuir al 
desarrollo regional y por ende al nacional, como formación permanente (Ministerio
de Educación y Deportes (a), 2004:9)
. Educación Inicial (Simoncito)
Se concibe como la Primera Etapa del Sistema Educativo Venezolano, de 
atención integral a la niña y al niño desde su gestación hasta cumplir los seis años 
de edad.(Gaceta Nº 38.237 del 27 de Julio de 2.005) currículo de educación inicial, 
concebida como un continuo de desarrollo humano. Se desarrolla en dos Niveles: 
Nivel Maternal (Gestación – 3 años), Nivel Preescolar (3 - 6 años). Se fundamenta 130
en el Artículo 103 C.R.B.V. y los Artículos 53,54 y 55, de la Ley Orgánica de 
Protección de los Niños y Adolescentes (L.O.P.N.A).
1.3.2. Escuela Bolivariana
La Escuela Bolivariana  se inicia como una propuesta experimental, que tiene 
previsto extenderse a todas las escuelas venezolanas, teniendo como sujeto de 
interés al niño, niña y adolescente, desde la educación preescolar y básica (I y II 
etapa), donde se le brinde una educación integral que le permita desarrollar todas 
sus potencialidades y atender sus necesidades básicas.
Objetivos:
• Dar a conocer el quehacer pedagógico-cultural y comunitario que se 
desarrolla en las Escuelas Bolivarianas brindando el acceso, permanencia y 
prosecución a la población de niños, niñas y adolescentes, de las zonas 
urbanas, marginales, rurales e indígenas, brindando una educación integral 
y de calidad. 
• Ampliar la cobertura de los niveles y modalidades.
• Mejorar la calidad de atención y conocimiento físico ambiental de la 
educación a nivel nacional.
• Incrementar el número de escuelas de horario integral en los diferentes 
niveles y modalidades.
• Atención educativa integral a los niños, niñas y adolescentes, en edades 
escolares, en los niveles y modalidades del sistema educativo Nacional 
(Zona Educativa Táchira, 2005).
1.3.3. Liceo Bolivariano
El Liceo Bolivariano es un programa bandera dirigido a atender integralmente la 
adolescencia y la juventud temprana. El perfil curricular responde a la concepción 
integral de la Educación como Continuo Humano. Cubre la atención integral de la 131
educación bolivariana al período de vida entre 12 y 18 años de edad, 
correspondiente a la continuidad de formación entre la Escuela Bolivariana y la 
Universidad Bolivariana, con salida profesional intermedia como la de técnico 
medio (Inservías Educativas, 2005:35).
Objetivos:
- Garantizar el acceso, permanencia y prosecución de los adolescentes y 
jóvenes en el sistema educativo como un derecho humano y social.
- Extender la cobertura de la matrícula, con énfasis en la educación del
adolescente y joven entre los 12 y 18 años. Prioriza a la población rural, 
indígena y de frontera.
- Articular el Liceo Bolivariano con el sistema de producción de bienes y 
servicios, a través de la elaboración de proyectos educativos productivos y 
sustentables con pertinencia sociocultural.
- Desarrollar la planta física y la dotación adecuadas a las necesidades 
pedagógicas, culturales y deportivas.
- Formar al adolescente y joven en la resolución de problemas, los que le son 
propios y los de su comunidad.
- Desarrollar proyectos y seminarios de investigación vinculados a las 
actividades socio ambientales y productivas propias de la localidad, la región y 
el país, para fortalecer en los y las docentes y estudiantes, la investigación 
social, científica y tecnológica.
- Impulsar la participación de los y las estudiantes, docentes y comunidad, en los 
Consejos Locales de Planificación y contribuir a la construcción de propuestas 
y proyectos en función del desarrollo endógeno de la localidad, en 
correspondencia con la región y el país.
- Contribuir a elevar los niveles de integración de la población.
- Atender de manera prioritaria la problemática de adolescentes y jóvenes.132
1.3.4. Escuelas Técnicas Robinsonianas
Los fines de la educación venezolana están determinados por el marco político, 
social y cultural pautado por la Constitución de la República Bolivariana de 
Venezuela en principios del Ideario Bolivariano y entre los que destaca el derecho 
a la vida, el trabajo, la cultura, la educación, la justicia social y la igualdad sin 
discriminación ni subordinación alguna.
En cuanto a la Educación y el Trabajo son concebidos como los instrumentos a 
través de los cuáles se logran los fines pautados en la Carta Magna, en especial 
los referidos al ―desarrollo del potencial creativo de cada ser humano y el pleno 
ejercicio de la personalidad‖; ―la valoración ética del trabajo y la participación 
activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social‖ (artículo 
102, CRBV).
El enfoque principista de las Escuelas Técnicas Robinsonianas concibe
la educación y el trabajo como procesos fundamentales para 
alcanzar la defensa y desarrollo de la persona, el respeto a su 
dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la 
construcción de una sociedad justa y amante de la paz.
En este marco conceptual se promulgó la Resolución Ministerial Nº 177 de fecha 
08-09-99, en la cual se declara en condición de experimentalidad pedagógica y 
administrativa la Educación Técnica Agropecuaria e Industrial, siendo éste el 
instrumento legal que soporta el proceso de Reactivación y Modernización de las 
Escuelas Técnicas y la creación de Unidades Productivas denominadas ―Escuelas 
Técnicas Robinsonianas‖, para rendir homenaje a don Simón Rodríguez, maestro 
del Libertador.
Objetivos
Los objetivos a lograr en el lapso 2000-2006133
(Proyecto de Reactivación y Modernización de las Escuelas Técnicas)
– Mejorar las condiciones de las plantas físicas de las escuelas, mediante 
acciones y acondicionamiento, adecuación, refacción, rehabilitación, 
construcción ampliación o mantenimiento de la infraestructura.
– Transformar el currículo de la Educación Media Diversificada y Profesional, 
tomando en cuenta las tendencias actuales de la formación profesional y las 
necesidades del desarrollo nacional, regional y local.
– Fortalecer la Educación Técnica  - Profesional mediante la modernización de 
laboratorios y talleres para las área científicas a través del reemplazo de 
equipos, instrumentos, insumos y maquinarias modernas de acuerdo a los 
requerimientos curriculares avances tecnológicos específicos de cada 
especialidad.
– Establecer mecanismos de formación permanente para el continuo desarrollo 
profesional de los docentes que laboran en las Escuelas Técnicas y el 
consecuente impacto en la calidad de la educación. La actualización del 
docente debe estar dirigida hacia la capacitación y formación en tres 
dimensiones: formación Técnico Profesional, Desarrollo Humano y Proyecto 
Pedagógico Comunitario.
– Fortalecer los centros de formación técnico  - profesional desde el punto de 
vista tecnológico y administrativo a los fines de que se cumpla la misión 
formadora de recursos humanos que demanda la sociedad.
– Coordinar la ejecución del programa Nacional de Pasantías en las 24 
Entidades Federales, para la atención de los estudiantes cursantes del último 
año de Educación Técnico - Profesional.
Estructura organizativa
La reactivación de las Escuelas Técnicas pasa por el proceso de ajustar la 
estructura funcional y organizativa a las exigencias de la práctica productiva 
escolar y la necesaria interrelación cooperativa con las comunidades en las cuales 
están insertas. Por tanto es necesario que los Centros Educativos participen en la 134
tarea de redefinir el organigrama funcional y flexibilizar los procedimientos 
administrativos, educativos y productivos.
En este orden de ideas deberá plantearse la reorganización del Programa de 
Educación Media Diversificada y Profesional, mediante la conformación 
organizativa de la Dirección de Escuelas Técnicas Bolivarianas, cuya misión y 
visión estarán enfocadas a garantizar el ingreso, permanencia y egreso exitoso de 
Técnicos Medios como Recurso Humano especializado (Véase, Ministerio de 
Educación y Deportes (c), 2004:23).
Las exigencias de la construcción de una nueva sociedad y de una nueva 
República nos  remiten a las finalidades educativas. Está planteado formar 
continuamente al ser humano en un conjunto de valores, habilidades y destrezas, 
entre las que se puntualiza:
– Formación en, por y para el trabajo, concebido en una perspectiva politécnica
con capacidad investigativa e innovadora en saber hacer.
– Formación en, por y para la democracia, a través del desarrollo de una cultura 
participativa de gestión de los asuntos públicos.
– Formación de aptitudes cooperativas y de solidaridad.
– Formación valores, con conocimiento pleno de nuestras raíces y del acervo 
histórico como pueblo (Proyecto Educativo Nacional).
Para efectos de evaluar el impacto de la Educación Bolivariana en el estado 
Táchira, se analizarán los documentos oficiales del Ministerio de Educación, la 
Zona Educativa Táchira, la Dirección de Educación, para efectos de establecer 
comparación con la situación anterior que presentaba el estado en materia 
educativa, también se contrastará con la información obtenida mediante el trabajo 
de campo en las escuelas piloto ubicadas en los municipios seleccionados.
2. Estructura del servicio educativo en Venezuela135
2.1. Principios fundamentales del Sistema Educativo Venezolano
2.1.1. La Constitución Bolivariana de Venezuela
Los principios fundamentales del sistema educativo venezolano están 
contemplados en la Constitución Política de la República Bolivariana de Venezuela 
CPRBV. Estos son: El derecho al acceso a la educación: gratuidad de la 
enseñanza y responsabilidad del Estado, así lo expresan los siguientes artículos.
Dentro del conjunto de los derechos sociales incluidos en la Constitución Nacional 
se halla el derecho de todos los ciudadanos a la educación: 
"La educación es un derecho humano y un deber fundamental, es 
democrática, gratuita y obligatoria. El Estado la asumirá como 
función indeclinable y de máximo interés en todos sus niveles y 
modalidades y como instrumento del conocimiento científico, 
humanístico y tecnológico al servicio de la comunidad. La 
educación es un servicio público y esta fundamentada en el 
respeto a todas las corrientes del pensamiento, con al finalidad de 
desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno 
ejercicio de su personalidad de una sociedad democrática basada 
en la valoración ética del trabajo d y de la participación activa 
consciente y solidaria en los procesos de transformación 
consustanciados con los valores de la identidad nacional, y con 
una visión nacional y latinoamericana y universal. El estado, con la 
participación de las familias, promoverá el proceso de educación 
ciudadana de acuerdo con los principios contenidos en esta 
Constitución y en la Ley" (Art. 102 CPRBV).
Para garantizar el ejercicio de este derecho se establece, por una parte, el deber 
del Estado de crear y sostener escuelas y servicios adecuadamente dotados; por 
otra, la gratuidad de la educación oficial en todos sus niveles y modalidades, 
desde el maternal hasta el nivel medio diversificado. Así lo estipula el Artículo 103 
de la CRBV.136
Es evidente que el Estado debe ser un canalizador del proceso educativo y de 
todos los esfuerzos de las organizaciones públicas y privadas de la sociedad. En 
este sentido, es responsabilidad del mismo, crear las estrategias para ampliar la 
cobertura educativa y el mejoramiento de la calidad brindando una atención 
oportuna en materia de: infraestructura física, dotación de mobiliario, material 
didáctico, nuevas metodologías de trabajos, a la par de un sistema organizativo y 
administrativo que permita una mayor fluidez en las relaciones entre los actores 
partícipes del sistema escolar hacia el logro y solución de los problemas 
inherentes al hecho educativo.
Así mismo en la carta magna quedan establecidos el reconocimiento a los 
derechos culturales y educativos (Art. 98 y 99), y el papel del Estado en  la 
formación de una cultura democrática. Igualmente, pauta los valores que deben 
predominar en la educación como es, el pleno desarrollo de la personalidad, la 
formación de ciudadanos aptos para la vida y para el ejercicio de la democracia, el 
fomento de la cultura y el desarrollo del espíritu de solidaridad latinoamericana y 
universal.
Los artículos referenciados expresan una de las prioridades del Estado 
venezolano en materia educativa, dirigida a todos los grupos y sectores de la 
sociedad sin rasgos excluyentes en lo que al establecimiento que una verdadera 
educación compete para la democracia y la convivencia social acorde con los 
requerimientos y necesidades del desarrollo nacional.
Sintetizando, la normativa constitucional en materia educativa y cultural contenida 
en los artículos precedentes fija los principios básicos de estructuración del 
sistema educativo venezolano, establece la obligación del Estado en la 
conformación de un sistema educativo público y determina el rol de éste en la 
orientación y organización de dicho sistema, proyectado con los valores de la 
educación y la cultura como garantes de la memoria histórica de la Nación.

PROYECTO DE ODONTOLOGIA UEN "CIUDAD DE ACARIGUA" AUTOR DEL PROYECTO: PROF. MIGUEL HERNANDEZ

CLASE Nº 2 VER VÍDEO DEL CAPITALISMO

Loading...

MISION SUCRE

educación para la inclusión

Loading...

RICHARD CLEIDERMAN

flauta hermosa

PSICOPEDAGOGIA

profundizacion de la educacion

http://www.scribd.com/doc/98679796/Cuadro-Ejes-Referentes-Gir-16-06-12

PLANIFICACIÓN EN EL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO

psico diagnosis consulta la psicologo

PSICODIAGNOSIS:Psicología infantil y Juvenil

guia parea padres con niños con dificultades de aprendizaje

LUISANA HIJA LINDA

LUISANA HIJA LINDA

SITIO DE PSICOPEDAGOGO A SU ORDEN

https://www.facebook.com/pages/Psicopedagogo-a-su-orden/260935467320195?ref=stream

la diversidad funcional